No somos un cuerpo, somos espíritu de Amor. Para  encarnar el Amor en nosotros, tenemos instrumentos para transformar la adversidad y el conflicto, para unir lo que se mira separado, para que todos seamos uno: nuestra mente, nuestras emociones, nuestro cuerpo, nuestra imaginación, a quienes nos rodean y el universo que nos abraza.

Confiar tu día, tu vida al Amor es hacer el Amor, encarnarlo. Y el Amor existe en tu prójimo. Y nosotros nos confiamos en Dios porque Dios es Amor y nos confiamos en nuestro prójimo, porque son una expresión del Amor de Dios. Y confiamos en nuestra vida porque somos Amor encarnado.

Hacer el Amor es hacer la voluntad del Amor, hacer la voluntad de Dios, dejar que el Espíritu Santo guíe y fortalezca sus pensamientos, emociones, cuerpo y relaciones. Así todos encarnaremos el Amor de hijos del Padre Nuestro.

En las consultas que nos hacen buscamos el camino del espíritu:

  • Nuestros pensamientos juzgan y al guiarlos con el Amor, entonces juzgarán con unidad y misericordia.
  • Nuestras emociones nos mueven y al guiarlos con el Amor nos llevarán al camino, la verdad y la vida.
  • Nuestro cuerpo nos pone en contacto con otros cuerpo y al guiarlo con el Amor compartimos y le confiamos nuestro espíritu para tocar su espíritu.
  • Las personas que nos rodean son expresiones del Amor de Dios y al guiar con el Amor la relación damos la buena noticia de que somos hermanados por el Amor del Padre nuestros.
  • La naturaleza donde habitamos es el milagro del Padre Nuestro y al guiar nuestro contacto con el Amor descubriremos que somos Amor encarnado para transformar el hogar del Padre nuestro que nos abraza y sostiene.

Este espacio temporal que compartimos todos los espíritus que estamos encarnados, es donde está nuestra misión de Amar a Dios con tus pensamientos, emociones, cuerpo, con tu corazón, sobre todas las cosas y amando a tu prójimo como a ti mismo. Amar a Dios es hacer el Amor, confiarlo, transformar los errores perdonando, darle vida, caminar en su camino, reconocer la verdad de su presencia.

5 formas de hacer el Amor

Confía en el Amor

  1. Dialoga con el Amor. La oración es este dialogo con el Señor de cualquier cosa, en cualquier momento hablar con el Padre Nuestro y esperar su respuesta.
  2. Regresa al Presente. Medita Detén tu mente invocando con una jaculatoria al Señor. Detén tus emociones, con respiración profunda y sosegada como las olas del mar. Regresa al presente, es donde puedes darle rumbo y sentido a los efectos del pasado.
  3. Perdona. Descubre la bendición y la lección en la ofensa y la deuda. Levanta a quien ha contrariado la voluntad del Amor.
  4. Contempla. Mira al Señor mirándote Mírate en el Señor. Mira al Señor en ti. Mira que todos somos una expresión del Amor del Padre Nuestro.
  5. Encarna el Amor, haz el Amor. extendiéndolo: Saluda, deséale buenos días. Lee a quien no puede leer. Comparte tu pan con el hambriento. Dale de beber al Sediento. Acompaña al aislado. Viste al desnudo. Perdona a quien quiere entregar ofensas y ruega por tu enemigo. Cuida del huérfano, la viuda y el anciano. Guía tu mente, tus emociones, tu cuerpo y tus expresiones para encarnar el Amor. Sonríe, Dios te bendice y somos hermanos en Cristo.

Esta es la buena noticia que nos relata San Lucas (8,19-21).

Su madre y sus hermanos fueron a verlo, pero no pudieron acercarse a causa de la multitud.

Entonces le anunciaron a Jesús: “Tu madre y tus hermanos están ahí afuera y quieren verte”.

Pero él les respondió: “Mi madre y mis hermanos son los que escuchan la Palabra de Dios y la practican”.

Palabra de Dios

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s