Somos un Amor

  • Alma mía quisiera explicarles a todo mundo lo que significa la misión de amor, que somos un Amor.

Más información

Un día con el Señor Sacramentado en Vivo

Retiro en Cuatlita, Morelos, con nuestro Señor Sacramentado en vivo, enviado por el Padre Juan Cadena con miembros de la Parroquia de San Juan Ixtlayopan, Tlahuac. Más información

¿Cómo Vivir la Santa Misa?

Durante tu paso por la vida nunca te pierdas asistir a  la Santa Misa, es un pequeño retiro que puede vivirse con gran profundidad, reconociéndonos pecadores, pidiendo la intercesión, alimentándonos de la palabra y consagrándonos en cuerpo y alma a nuestro Señor en el momento del ofertorio, pues sin lugar a dudas viene a nuestro encuentro, al consagrarse a nosotros y entregarse como pan de vida eterna. Así nos retiramos en la Santa Misa. Más información

No te desanimes, eres un Amor.

Alma mía, en tu duelo, tu carencia, tu desesperanza, al caminar desanimada. ¿a donde mira tu corazón? ¿hacia el cielo o la tierra? Si levantas la cabeza verás cuan grande es la misericordia del Señor y frente a ti verás su presencia, el camino, la verdad y la vida. Pero si tus ojos se clavan en la tierra dejaras de contemplarte en los milagros que el Señor hace en todo lugar del universo y tú eres un Amor del universo. Más información

No soy dign@…

“No soy digno de vengas a mi casa, pero una palabra tuya bastará para sanar”

Señor ¿Cuánta misericordia para la humanidad que olvida que somos hijos del padre nuestro? Emmanuel, Dios con y entre nosotros y nos dividimos entre hermanos. Buscamos el Amor y nos alejamos de ti. Cuanto Amor nos tienes para encarnarte en la Sagrada Eucaristía y ser “Dios con Nosotros”. Más información

Mi necedad es como piedra

Señor, como gota de agua en la piedra, transfórmame en vaso de tu Amor. No basta con decirte Padre Nuestro, reconociéndome tu cría, aunque el hecho de aceptar tu paternidad debiera bastarme, pues por tu gran misericordia me cuentas entre tus hijos. Más información

¿Eres víctima de ser víctima?

Alma mía, conoces la terrible forma de cobrar de los bancos. Hay momentos en que la circunstancias no  permiten corresponder al servicio que nos dieron. Que maravilloso sería escuchar de tus acreedores: “No me debes nada” Pues bien, muchas veces has dado a las otras personas un bien o un servicio pensando en que al menos lo agradecerían, que corresponderían de alguna manera tu aportación.

Más información