Oración por el Amor de cada día.

Señor, mi Dios, gracias por el regalo de tu Amor de este día. Recibo tu palabra que es el Amor.

Hoy me entregas la semilla del Amor, como cada día. Ayúdame a escuché tu presencia. Ayúdame a dejar de ignorarte. Tú me estás hablando en cada día, en cada instante, en cada circunstancia, en mi prójimo y en mí.

No permitas que el maligno arrebate esta semilla de Amor que cada día siembras en mí. Está semilla que quiere crecer, es Amor que hoy quiero que crezca. Que tu palabra no quede al borde de mi camino. Ayúdame a no pasar de largo ante ignorando la presencia de tu Amor.

Señor, que tu Amor no se quede en mi superficialidad, atrapada en mi voluntad inconstante. Digo que me da mucho gusto escuchar de ti y al leer tu palabra siento alegría, pero no dejo que tu Amor eché raíces. Señor quiero que tu llamado de Amor, tu Espíritu Santo, eché raíces en mi conciencia ¡Ayúdame a no ser inconstante!

Abrázame, que no sucumba cuando los espinos de la tribulación, la adversidad, el conflicto o la persecución por causa de mi testimonio del Amor que nos compartes. Que las preocupaciones del mundo y la seducción de la riqueza ahoguen tu Amor y yo impida que florezca y de fruto. Quiero reconocer la presencia de tu Amor cuando cargo la cruz, experimento el duelo, el temor o aparezca el rencor.

Que tu voluntad de Amor sea mi voluntad. Que tu Espíritu Santo se exprese en cada instante, en cada día. Quiero decidir por amar, ser como tierra fértil y humilde para recibir profundamente tu amor, aceptarte en mi, contemplarme en ti, digerir tu presencia y abrazar la semilla, de cada día.

Quiero que tu Amor eche raíces en mí. Tu Amor es mi vida, somos en ti y Tú en nosotros. Tu Amor es el gozo y la paz del camino, es la paciencia y la amabilidad, es mi gobierno y la fidelidad. Que no ahogue mi conciencia con espinosas seducciones, separándote lejos de mi existencia, mirándote como si fueras un evento alegre y pasajero. Tu palabra es camino, verdad y vida.

Quiero ser humilde, “humus fértil”, para compartir la cosecha de los frutos de tu Espíritu de Amor en el barrio. Que Tu amor florezca en mi pareja, mis hijos, mi familia. Que se extienda tanto en mis amigos como en mis enemigos.

Hoy, en mi corazón, quiero permitir que tu Amor llegue a la tierra fértil de mi existencia. Quiero que se exprese en mis decisiones. Hoy quiero vivir el regalo de tu milagro de cada día.

Te lo pido Padre en nombre de Jesucristo, tu hijo, nuestro Señor, que con tu Espíritu Santo son un sólo Dios, un sólo Señor.

En el nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo.
Amén

Santísima Virgen María, madre nuestra, ruega a Jesús, para que sea fértil el llamado de Amor de nuestro Señor. Llévale mis necesidades, debilidades, duelo y aciertos, que sean para gloria de nuestro Señor.
Amen

Evangelio según San Mateo 13,18-23.

Escuchen, entonces, lo que significa la parábola del sembrador.
Cuando alguien oye la Palabra del Reino y no la comprende, viene el Maligno y arrebata lo que había sido sembrado en su corazón: este es el que recibió la semilla al borde del camino.
El que la recibe en terreno pedregoso es el hombre que, al escuchar la Palabra, la acepta en seguida con alegría,
pero no la deja echar raíces, porque es inconstante: en cuanto sobreviene una tribulación o una persecución a causa de la Palabra, inmediatamente sucumbe.
El que recibe la semilla entre espinas es el hombre que escucha la Palabra, pero las preocupaciones del mundo y la seducción de las riquezas la ahogan, y no puede dar fruto.
Y el que la recibe en tierra fértil es el hombre que escucha la Palabra y la comprende. Este produce fruto, ya sea cien, ya sesenta, ya treinta por uno”.

Anuncios

Un día con el Señor Sacramentado en Vivo

Retiro en Cuatlita, Morelos, con nuestro Señor Sacramentado en vivo, enviado por el Padre Juan Cadena con miembros de la Parroquia de San Juan Ixtlayopan, Tlahuac. Más información

Lecturas del día

Saborea despacio, en el eco del silencio, este dialogo con el Señor. En la lectura de cada día tienes una propuesta del Señor para bendecir el camino, descubrir la verdad y darle rumbo a la vida.
¡Esto es palabra de Dios!

1 Todo el mundo era de un mismo lenguaje e idénticas palabras.2 Al desplazarse la humanidad desde oriente, hallaron una vega en el país de Senaar y allí se establecieron.3 Entonces se dijeron el uno al otro: «Ea, vamos a fabricar ladrillos y a cocerlos al fuego.» Así el ladrillo les servía de piedra y el betún de argamasa.4 Después dijeron: «Ea, vamos a edificarnos una ciudad y una torre con la cúspide en los cielos, y hagámonos famosos, por si nos desperdigamos por toda la haz de la tierra.»5 Bajó Yahveh a ver la ciudad y la torre que habían edificado los humanos,6 y dijo Yahveh: «He aquí que todos son un solo pueblo con un mismo lenguaje, y este es el comienzo de su obra. Ahora nada de cuanto se propongan les será imposible.7 Ea, pues, bajemos, y una vez allí confundamos su lenguaje, de modo que no entienda cada cual el de su prójimo.»8 Y desde aquel punto los desperdigó Yahveh por toda la haz de la tierra, y dejaron de edificar la ciudad.9 Por eso se la llamó Babel; porque allí embrolló Yahveh el lenguaje de todo el mundo, y desde allí los desperdigó Yahveh por toda la haz de la tierra. […]



  • Salmo responsorial: Salmo 33:10-15



    el día 17 febrero, 2017 a las 5:00 am
    10 Yahveh frustra el plan de las naciones, hace vanos los proyectos de los pueblos;11 mas el plan de Yahveh subsiste para siempre, los proyectos de su corazón por todas las edades.12 ¡Feliz la nación cuyo Dios es Yahveh, el pueblo que se escogió por heredad!13 Yahveh mira de lo alto de los cielos, ve a todos los hijos de Adán;14 desde el lugar de su morada observa a todos los habitantes de la tierra,15 él, que forma el corazón de cada uno, y repara en todas sus acciones. […]


  • Evangelio: Marcos 8:34–9:1



    el día 17 febrero, 2017 a las 5:00 am
    34 Llamando a la gente a la vez que a sus discípulos, les dijo: «Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame.35 Porque quien quiera salvar su vida, la perderá; pero quien pierda su vida por mí y por el Evangelio, la salvará.36 Pues ¿de qué le sirve al hombre ganar el mundo entero si arruina su vida?37 Pues ¿qué puede dar el hombre a cambio de su vida?38 Porque quien se avergüence de mí y de mis palabras en esta generación adúltera y pecadora, también el Hijo del hombre se avergonzará de él cuando venga en la gloria de su Padre con los santos ángeles.»1 Les decía también: «Yo os aseguro que entre los aquí presentes hay algunos que no gustarán la muerte hasta que vean venir con poder el Reino de Dios.» […]

Olvide que siempre estás presente.

Señor, Padre bueno: Se que todas tus expresiones de Amor son un milagro y que el universo está lleno de tus milagros, pero es tan pobre mi visión que no encuentro el milagro en esta crisis. Quiero encontrar mi fe para pedirte lo que pienso que quiero, pero ayúdame a pedir lo que necesito, lo que mi corazón desea descubrir. Tu milagro. Más información

No soy dign@…

“No soy digno de vengas a mi casa, pero una palabra tuya bastará para sanar”

Señor ¿Cuánta misericordia para la humanidad que olvida que somos hijos del padre nuestro? Emmanuel, Dios con y entre nosotros y nos dividimos entre hermanos. Buscamos el Amor y nos alejamos de ti. Cuanto Amor nos tienes para encarnarte en la Sagrada Eucaristía y ser “Dios con Nosotros”. Más información