A la Santísima Trinidad por María

Te adoro eterno Padre, sacrificando a tu hijo y renovando la faz de la tierra con tu Espíritu Santo, pues confiaste toda tu voluntad en la humanidad uniéndote en Nuestra Santa Madre la Virgen María, para divinizar con tu presencia a la humanidad. Más información

Anuncios

Somos tu mensaje, soy tu mensajero.

Mi Señor, me cuesta trabajo pensar que soy tu mensajero. Parece muy ostentoso sentir que me has enviado para hablarles de ti. Se me dificulta descubrir tú presencia a mi corazón y al corazón de los demás, a través de mis obras, por eso acudo a ti. Fuente de misericordia y de sabiduría me llamas insistentemente. Tocas la puerta de mi alma y me dices “Abre” pidiendo que se exprese el amor. Más información

Soy egoista

¿Cómo puede Dios transformar la maldición en bendición?

Mi Señor, manantial creador, estoy deseando tener conciencia de que tu estas aquí. Sé que estás pero mis ojos sólo miran cuerpos y mis oídos no saben escuchar el espíritu de quienes me rodean, empezando por tu Santo Espíritu. Me he centrado en mis propios sentimientos y razones y he dejado de alimentar mi conciencia del manantial que Tú nos das en cada espíritu. El espíritu donde está el soplo divino que infundiste en nuestra alma para continuar tu creación en la tierra. Más información

¿Me quiero divorciar?

Padre Jesús, con cuánta razón nos dices que nuestras reglas son para tercos y de corazón duro. Conoces mis juicios, donde califico que mi pareja no hace lo que yo quiero. Porque a la persona a quien yo que acepté libremente en el amor, juzgo que no entra dentro del esquema que yo pienso. Y me intolero y entro en conflicto, dejo el acuerdo, y muestro mi incapacidad de aprender del conflicto y crecer descubriéndome a tus ojos.

Más información