Señor, tómame de la mano y guíame hacia mi espíritu. Sólo quiero que el alma mi alma esté presente en mi conciencia. Quiero prepara mi alma para dialogar contigo mi Señor y con el espíritu de mi  prójimo.

Quiero sentir mi espíritu en la oración ¡Que callen mis razones y mis justificaciones, argumentos todos, pensamientos vanos, soberbios y de vanidad. Toda aquellas emociones y deseos del mundo pasajero!.

Te lo pido en nombre de Jesucristo. Amén.

 

8 sugerencias para el dialogo con tu espíritu.



Tengo miedo

Alma mía, Perdón

Tengo miedo

Alma mía, parece que la obscuridad se apodera de la vida y el rumbo se desvanece, aunque el día está luminoso sientes que recorres un camino de muerte. El temor es la inspiración de tus palabras ¿será acaso que has dejado de sentirte apoyada por el amor?








Anuncios