Oración para la reconciliación de pareja

Padre Nuestro ante ti somos quienes somos, pues has sido fiel a nosotros en lo prospero y en lo adverso, en la salud y la enfermedad, y nos has amado y respetado. Conoces nuestro pensamiento y sentimientos anidados hasta en lo más profundo de nuestro corazón. Nos amas hasta el extremo de dar la vida por nosotros.

Leer Más

Entrega flores de amor

Este es un curso  de siete días para creer,  crear y descubrir la sanación en el conflicto, en el Amor de tu noviazgo, de tu matrimonio, de tu familia.

Objetivo del curso en tu hogar “crea en el amor” día 4

Reflexión:

Transforma el mundo cubriéndolo de flores amor. Siembra y cultiva una o varias flores de amor al día. Cada día lleva flores de amor al altar. Flores espirituales que confirman la bendición y que te permitirán crear en el amor.

SEÑOR, haz volver, a nuestros cautivos, haz ver a los ciegos, caminar a los paralíticos, limpiar a los paralíticos, hablara a los mudos. Te ofresco estas flores de Amor que  siembro con lágrimas, pero por tu misericordia cosecharé con gritos de júbilo. Soy quien anda con lágrimas, llevando la semilla de la siembra, en verdad, en tu amor volveré.

 

Al árbol de mandarinas sólo se le puede pedir que entregue mandarinas. De la misma forma, tú, hijo del amor de Dios y sembrado como humanidad en la tierra, sólo puedes entregar en verdad amor.

Cuando eras niño dabas el amor de niño, un amor que pide su comida, su espacio para dormir… todo cuanto necesita y al satisfacerse siente ama desde su ego, hacia si mismo.

Cuando joven dabas el amor de joven, un amor que compartía, las hazañas y las alegrías, las cosas y las confidencias… todo aquello que estaba en ti era del otro como de ti mismo, Amabas a tu prójimo y a ti mismo.

Al madurar el amor sembrado, sólo puede dar frutos maduros, Te regocijas al dar, pues entregas las bendiciones que has recibido.

Te anima ver y apoyar la realización de cualquier persona, y luchas porque así sea, pues te miras rodeada del amor creador dando frutos.

Sientes el amor en la naturaleza y te procuras respetarla y enriquecerla con tus talentos, sientes el gozo de crear en el Amor. Das y en esa acción recibes, pues extiendes tu amor y en ello esta el ágape, el descubrir el amor.

 

Frase a meditar: Sal 101. R. El Señor desde el cielo se ha fijado en la tierra.

Flor de amor: Escribe las acciones y palabras que esperas que el otro realice, y encabézalas con el título de: “amor de niño”.

En una siguiente sección, escribe las acciones y las palabras que compartes con otras personas, encabézalas con el título de “amor joven”.

Por último escribe, en otro apartado, las acciones y palabras que entregas para que las apoyar la realización de otras personas y del medio que te rodea, por el simple hecho de que disfrutas entregando los talentos que Dios te ha dado. Esa columna encabézala con el título de “amor maduro”.

En una cuarta sección, escribe las acciones y palabras que Dios siembra “creando en el amor”.

Siembra estás floresHoy leeré buscando la palabra de Dios.Hoy daré cinco monedas o 5 billetes con la mano abierta a quien lo pide en la calle.Hoy bendeciré los alimentos, pidiendo por quien no los tiene.Hoy rezaré hablando y pidiéndole a Dios pidiendo por las prisioneros.

Medita las lecturas del día

Saborea despacio, en el eco del silencio, este dialogo con el Señor. En la lectura de cada día tienes una propuesta del Señor para bendecir el camino, descubrir la verdad y darle rumbo a la vida.

21 En cuanto al malvado, si se aparta de todos los pecados que ha cometido, observa todos mis preceptos y practica el derecho y la justicia, vivirá sin duda, no morirá.22 Ninguno de los crímenes que cometió se le recordará más; vivirá a causa de la justicia que ha practicado.23 ¿Acaso me complazco yo en la muerte del malvado – oráculo del Señor Yahveh – y no más bien en que se convierta de su conducta y viva?24 Pero si el justo se aparta de su justicia y comete el mal, imitando todas las abominaciones que comete el malvado, ¿vivirá acaso? No, no quedará ya memoria de ninguna de las obras justas que había practicado, sino que, a causa de la infidelidad en que ha incurrido y del pecado que ha cometido, morirá.25 Y vosotros decís: «No es justo el proceder del Señor.» Escuchad, casa de Israel: ¿Que no es justo mi proceder? ¿No es más bien vuestro proceder el que no es justo?26 Si el justo se aparta de su justicia, comete el mal y muere, a causa del mal que ha cometido muere.27 Y si el malvado se aparta del mal que ha cometido para practicar el derecho y la justicia, conservará su vida.28 Ha abierto los ojos y se ha apartado de todos los crímenes que había cometido; vivirá sin duda, no morirá. […]



  • Salmo responsorial: Salmo 130:1-8



    el día 10 Marzo, 2017 a las 5:00 am
    1 Canción de las subidas. Desde lo más profundos grito a ti, Yahveh:2 ¡Señor, escucha mi clamor! ¡Estén atentos tus oídos a la voz de mis súplicas!3 Si en cuenta tomas las culpas, oh Yahveh, ¿quién, Señor, resistirá?4 Mas el perdón se halla junto a ti, para que seas temido.5 Yo espero en Yahveh, mi alma espera en su palabra;6 mi alma aguarda al Señor más que los centinelas la aurora; mas que los centinelas la aurora,7 aguarde Israel a Yahveh. Porque con Yahveh está el amor, junto a él abundancia de rescate;8 él rescatará a Israel de todas sus culpas. […]


  • Evangelio: Mateo 5:20-26



    el día 10 Marzo, 2017 a las 5:00 am
    20 «Porque os digo que, si vuestra justicia no es mayor que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el Reino de los Cielos.21 «Habéis oído que se dijo a los antepasados: No matarás; y aquel que mate será reo ante el tribunal.22 Pues yo os digo: Todo aquel que se encolerice contra su hermano, será reo ante el tribunal; pero el que llame a su hermano “imbécil”, será reo ante el Sanedrín; y el que le llame “renegado”, será reo de la gehenna de fuego.23 Si, pues, al presentar tu ofrenda en el altar te acuerdas entonces de que un hermano tuyo tiene algo contra ti,24 deja tu ofrenda allí, delante del altar, y vete primero a reconciliarte con tu hermano; luego vuelves y presentas tu ofrenda.25 Ponte enseguida a buenas con tu adversario mientras vas con él por el camino; no sea que tu adversario te entregue al juez y el juez al guardia, y te metan en la cárcel.26 Yo te aseguro: no saldrás de allí hasta que no hayas pagado el último céntimo. […]

Curso en tu hogar “Crea en el amor”




Sé amable

Cursos, En línea

Sé amable

Objetivo del curso en tu hogar “crea en el amor” día 6 Que una de las personas de la pareja acepte el reto de descubrir el milagro de la acción del Amor en su pareja, expresando el amor Haz de tu vida un viaje espiritual. Acuna tu espíritu en el Espíritu de Dios-




Cultiva el Amor

  • Desarrolla tu espiritualidad en los retiros. 

Objetivo: Que una de las personas de la pareja acepte el reto de descubrir el milagro de la acción del Amor en su matrimonio sacramental. Leer Más

La separación

Meditación: la separación




  • Dios está conmigo.

  • Pero es más: Dios está en mí

  1. 1
  2. 2






Te has topado con lo duro de mi cabeza y de mi corazón.

Encontraste mi egoísmo que se resiste a ser señalada/o siquiera. Mi soberbia estima que todo lo puedo y mi humildad me recuerda que sólo en ti lo puedo. Por eso quiero hacer esta pausa y sentir tu Presencia, que me da la Vida, en mi cuerpo, en mi mente, en mi corazón, en este momento… ahora…

(PAUSA, SIENTE SU PRESENCIA)

Todo lo sabes Señor y miras como me quiero cubrir con una máscara de dureza y de autosuficiencia. Sabes que me he apartado de ti, de tu voluntad. Por eso Señor te pido la gracia de creer en lo que podría llegar a ser y hacer, si solo le permitiera que Tú, mi Señor, continuaras tu obra en mí­.

(PAUSA, PIDE LA GRACIA)

Quiero dejar que Tú seas mi Dios, Padre Nuestro, quien me creó y me ama, hasta encarnarte y acompañarnos en Jesucristo y mantenerte tocando a mi puerta para expresar tu Espíritu Santo de Amor. Quiero aceptar la gracia para que Tú, mi Señor, continúes creándome, guiándome y dándome forma.

He dejado de ser bebé y parece que olvidé caminar paso a paso y confiarme en ti un día a la vez, mirándome en Tu presencia. A pesar de que me preparé cuando niña/o a recibirte en la Sagrada Eucaristía y en los Sacramentos y de joven a vivir en tu Espíritu Santo, te he apartado de mi conciencia y te miro ausente de mí. Señor Dios, ayúdame a recordar que Tú me diste la vida. Gracias por el regalo de vivir. Enséñame a caminar más lentamente por la vida, a estar quieta/o y disfrutar de los placeres creados para mí. Poder tener presente la belleza que me rodea: la maravilla de las montañas, la tranquilidad de los lagos, la fragilidad del pétalo de una flor. Necesito recordar que todas estas cosas vienen de Ti.

(PAUSA, PIDE SU AYUDA)

Leo en tu palabra (Mateo 19:3-6).-Se le acercaron unos fariseos y lo pusieron a prueba con esta pregunta” ¿Está permitido a un hombre divorciarse de su mujer por cualquier motivo?” Jesús respondió: “¿No han leído que el Creador al principio los hizo hombre y mujer y dijo: El hombre dejará a su padre y a su madre y se unirá con una mujer, y serán los dos una sola carne?. De manera que ya no son dos, sino una sola carne. Pues bien, lo que Dios ha unido, no lo separe el hombre.”

(PAUSA, RELEER, MEDITALO)

Sabes Señor que me duele la separación y se que hay muchas razones y juicios para justificar la separación. Pero acaso una hija/o puede separar la semilla del padre y de la madre en su cuerpo. Por eso la hija/o sufre cuando en su mente y en su corazón tratan de divorciar lo que en su vida está unido. ¿Acaso no está en el hijo el padre y la madre? Pues bien el Padre Nuestro también está en el hijo y la hija y sufre tanto el Padre como el hijo de la separación que hemos creado. Bien dices: “Lo que Dios a unido, no lo separe el hombre”. Padre nuestro, perdón por la desunión que hemos creado con nuestro egoísmo en tu familia, en nuestra familia, en nuestra conciencia, donde Tú eres el Padre Nuestro… donde te hemos abandonado como hijos, donde nos hemos desunido entre hermanos, donde hemos justificado la separación de nuestra mente y nuestro corazón de la unión en ti, Padre Nuestro.

Hoy no quiero olvidar que estoy en tu Presencia de Dios, te quiero imaginar con la imagen de Jesús mismo, de pie o sentado a mi lado, quiero decirte todo lo que está en mi mente, y en mi corazón, tal como se le habla al mejor amigo, al hermano que nos adoptó en el Padre Nuestro. Luego guardo silencio esperando la respuesta de tu Espíritu Santo que bien a nuestro encuentro, este amor infinito del Padre en el Hijo, unidos en un solo Dios, en una sola creación, en un solo amor sin separación alguna.

(PAUSA, DIALOGA EN ORACION)

Al fin quiero cantar y dar Gloria al Padre y al Hijo y al Espiritu Santo; como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos.



AMEN

Que resucite el amor en mi vida.

Señor has resucitado por Amor a nosotros, por eso hoy te pido:

Dios de amor, que resucite el amor en mi vida.

Pues con la libertad de tu amor:
decido por la paz, la fe,
la esperanza y la caridad.

Decido amarte sobre todas las cosas
y a mi prójimo como a mi. Leer Más

Siete palabras de amor

Me cuesta trabajo identificar tu presencia en la cruz y mirarte como Padre bueno y misericordioso, encarnado en Jesucristo con tu Espíritu Santo transformándonos para amar, para perdonar a quien me dañó. Leer Más

Cómo pedir perdón a mi familia

Las experiencias más profundas de PAZ  vienen de la RECONCILIACIÓN. Cuando somos capaces de  pedir perdón y de perdonar, Dios nos regala una profunda paz en el corazón.

Retírate y haz este ejercicio espiritual en tu hogar.

Tómate de la mano del Señor, dile al Señor: “Dios de amor: “Hoy quiero que resucite el amor hacia mi familia.” y ve al encuentro de tu familia

Mírate y mira como el Señor te perdona, no te juzgue, perdónate: “Hoy me perdono no haber sabido amar”

Preparación

Inicia el camino hasta llegar frente a tu familia con las palabras que el Señor espera de ti.

– POR LA SEÑAL DE LA SANTA CRUZ. PIDE PERDÓN A DIOS:

– Tú conoces mi corazón. Señor, ten piedad.

– Tú sabes cómo es el fondo de mi alma. Cristo, ten piedad.

– Tú eres mi camino y mi descanso. Señor, ten piedad.

Petición

Dios de amor, Hoy quiero que resucite el amor hacia mis padres y hermanos.

Amor para valorar su trabajo y su esfuerzo…

Amor para aceptarlos como son…

Amor para reconocerles todo el bien que han hecho buscando mi bienestar, paz y libertad…

Amor para curarles las heridas y evitar lastimarlos…

Amor para no culparlos de mis debilidades y defectos…

Amor para entregarles todo el bien en palabras y obras…

Quiero que resucite el amor para compartirlo….

Para amarlos con caridad, con fe y con esperanza

Para tomarlos en cuenta y entregarles en tu nombre, mi fortaleza y bendiciones…

Para amarlos como la hija (o) y el hermano (a) que se merecen…

Quiero que resucite el amor para corresponder a su amor…

Hoy tengo que reconocer en mi corazón, con humildad, que necesito que el amor resucite y pedirles perdón, y decirles que los quiero mucho…

Meditación

Medita las palabras de Pedro a los Romanos 14

1Acepten al que es débil en la fe, pero no para juzgar sus opiniones. 2Uno tiene fe en que puede comer de todo, pero el que es débil sólo come legumbres. 3El que come no desprecie al que no come, y el que no come no juzgue al que come, porque Dios lo ha aceptado. 4¿Quién eres tú para juzgar al criado (siervo) de otro? Para su propio amo (señor) está en pie o cae. En pie se mantendrá, porque poderoso es el Señor para sostenerlo en pie.

5Uno juzga que un día es superior a otro, otro juzga iguales todos los días. Cada cual esté plenamente convencido según su propio sentir (su propia mente). 6El que guarda cierto día, para el Señor lo guarda. El que come, para el Señor come, pues da gracias a Dios; y el que no come, para el Señor se abstiene, y da gracias a Dios. 7Porque ninguno de nosotros vive para sí mismo, y ninguno muere para sí mismo. 8Pues si vivimos, para el Señor vivimos, y si morimos, para el Señor morimos. Por tanto, ya sea que vivamos o que muramos, del Señor somos. 9Porque para esto Cristo murió y resucitó, para ser Señor tanto de los muertos como de los vivos.

10Pero tú, ¿por qué juzgas a tu hermano? O también, tú, ¿por qué desprecias a tu hermano? Porque todos compareceremos ante el tribunal de Dios.

11Porque está escrito: “VIVO YO, DICE EL SEÑOR, QUE ANTE MI SE DOBLARA TODA RODILLA, Y TODA LENGUA ALABARA A DIOS.”

12De modo que cada uno de nosotros dará a Dios cuenta de sí mismo.

13Por tanto, ya no nos juzguemos los unos a los otros, sino más bien decidan esto: no poner obstáculo o piedra de tropiezo al hermano. 14Yo sé, y estoy convencido en el Señor Jesús, de que nada es inmundo en sí mismo; pero para el que estima que algo es inmundo, para él lo es. 15Porque si por causa de la comida tu hermano se entristece, ya no andas conforme al amor. No destruyas con tu comida a aquél por quien Cristo murió. 16Por tanto, no permitan que se hable mal de lo que para ustedes es bueno. 17Porque el reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia y paz y gozo en el Espíritu Santo. 18Porque el que de esta manera sirve a Cristo, es aceptable a Dios y aprobado por los hombres. 19Así que procuremos lo que contribuye a la paz y a la edificación mutua. 20No destruyas la obra de Dios por causa de la comida. En realidad, todas las cosas son limpias, pero son malas para el hombre que escandaliza (que ofende) a otro al comer. 21Es mejor no comer carne, ni beber vino, ni hacer nada en que tu hermano tropiece (se ofenda). 22La fe que tú tienes, tenla conforme a tu propia convicción delante de Dios. Dichoso el que no se condena a sí mismo en lo que aprueba. 23Pero el que duda, si come se condena, porque no lo hace por fe. Todo lo que no procede de fe, es pecado.

¿Qué me estás diciendo Señor?

Imagina a Jesús frente a ti o a tu lado y háblale de tus errores con tu familia y escucha su guía…

Pidiendo perdón a mi familia

Escribe en una hoja lo que dirás a tu familia…:[1]

  • Papá, mamá, hermanos y hermanas, hoy les pido perdón de todo corazón….
  • Por aquellos momentos en que no he sabido valorar su trabajo y su esfuerzo….
  • Por las veces en que los he criticado injustamente…
  • Por todas aquellas ocasiones en que no he sabido reconocer todo lo que han hecho por mi bien…
  • Les pido perdón por mis palabras que los han ofendido y lastimado…
  • Les pido perdón por mis actitudes que los han hecho sentir culpables…
  • Les pido perdón por mis omisiones, por todo el bien que pude haberles hecho y no lo hice…
  • Les pido perdón por no amarlos más….
  • Les pido perdón por todas aquellas ocasiones en que he buscado de manera egoísta mis propios intereses sin tenerlos en cuenta a ustedes…
  • Perdónenme por no ser la hija (o) y el hermano (a) que ustedes se merecen…
  • Perdónenme por todas aquellas veces que no he querido y no he sabido corresponder a su amor…
  • Hoy tengo que reconocer con humildad que necesito pedirles perdón, y decirles en mi corazón que los quiero mucho….
  • Medita en otros pensamientos, obras o lo que has dejado de hacer y pídeles perdón…

Cuando hayas terminado de encontrar las palabras alaba al Señor:

Gloria al Padre al Hijo y al Espíritu Santo, como era en un principio ahora y siempre por los siglos de los siglos Amen.”

Levántate y Camina

Cultiva en tu vida la misericordia, sembrando una o varias flores de amor:

  • Hoy miraré el amor de Dios que da vida a mi prójimo, que me cuesta perdonar
  • Hoy bendeciré los alimentos, pidiendo por quien no los tiene.
  • Hoy le hablaré a un desdichado sobre Dios.
  • Hoy entregaré mi limosna reconociendo a Dios en mi prójimo y en mi mismo.

[1] Episcopado Mexicano

[product_grid  id=”15207″ ]

Un ángel

La vida tiene colores y sinsabores, situaciones que en la mía, a veces, no puedo controlar. Quizá mi situación no sea tan difícil como creo, pero me doy cuenta que cuando tengo un sentimiento atrapado que me daña, me arrastra hasta las profundidades de la tristeza, donde todo se ve turbio, donde no se encuentra la salida. En medio de esa situación pueden suceder cosas extrañas, como la que me sucedió a mí. Leer Más

Cómo decirle para que te escuche

Alma mía, en el principio las palabras son las que crean la experiencia de vida, por es observa donde siembras tus palabras para que florezcan y den fruto. Cuántas veces te has sentido ignorada, sintiendo que no te comprenden, ni te escuchan. Parece que tus palabras se las lleva el viento, suenan bonito o son menos importantes que otras labores. Leer Más